fbpx

Seguramente ya has pasado por varios intentos en que has considerado incluir la meditación en tu vida sin éxito. Lo que no sé si te has preguntando es acerca de la intención detrás de querer meditar.

¿Para qué quieres meditar?

La intención te sirve para traer consciencia e identifiques con qué propósito interno vas a meditar. ¿Qué es aquello que interiormente te busca, te habla y te alienta para sentarte y meditar?

Hay muchos tipos de intenciones que te llevan a la meditación y podría decirte que la intención de cada persona es diferente. Lo que sí es lo mismo es que esa intención viene de dentro de ti y te habla.

Aquí algunos ejemplos:

Observa que están escritos en presente y positivo:

◦ “Quiero encontrar serenidad”.

Hoy tengo intención de relacionarme amorosamente conmigo”.

◦ “Estoy en paz conmigo, con los demás y con mi entorno”.

◦ “Hoy acepto mi vida tal cual es en este momento”.

◦ “El día de hoy tengo la intención de experimentar la meditación con curiosidad”.

Nuestra intención crea nuestra realidad. – Wayne Dyer

La intención es distinto a tener un objetivo. La intención se vive en momento presente y con total desapego. A diferencia de un objetivo, éste está enfocado en el futuro, en un resultado. Tu intención también está enfocado pero en una resolución más espiritual y de confianza en la vida.

Aunque la meditación puede ayudarte muchísimo y contribuir a que logres tus objetivos, cuando estás meditando no estás esperando. Cuando meditas y llamas a la intención, te estás conectando con la Fuente. También le puedes llamar Universo o Campo de Potencialidad Pura. Durante esta experiencia debes estar abierto, dejar tu ego y ambición de lado y confiar que la Fuente te está mostrará el camino.

En Yoga, Sankalpa es la palabra que se usa para referirse a tu intención. Su significado está alineado con tu Dharma que es lo que tu espíritu en esta experiencia de vida vino a manifestar. Cuando vives en tu Dharma te dedicas a lo que hace feliz a tu alma. Manifiestas en cada día los deseos de tu corazón.

Tener un Sankalpa te ayuda a alinearte con los deseos más profundos de tu corazón y que tienen que ver con tu realización como persona en este mundo.

La meditación es llevar tu mirada y tus sentidos hacia dentro de ti. Cuando unes Sankalpa (tu intención) y la meditación accedes al campo de potencialidad. Desde este lugar es donde puedes encontrar las respuestas más personales y sinceras para vivir tu Dharma.

Trasladar a tu vida la práctica de la intención cambia completamente la manera en que experimentas tu vida. La intención te da la oportunidad de estar más consciente y presente en lo que haces y sobre todo alineado contigo mismo.

¿Cómo incorporar tu intención en la meditación?

1. Primero busca un lugar en silencio y dedica tiempo a buscar tu intención.

Comienza por enfocarte en tu respiración y poco a poco hazla más profunda y relajada.

2. Ya que estás en el mood de la tranquilidad, ahora comienza por repasar estas preguntas:

  • ¿Con qué actitud quiero vivir esta experiencia (la meditación)?
  • ¿Qué energía le quiero poner a esta actividad?
  • ¿Estoy abierto a experimentar mi meditación desde una actitud abierta sin tratar de controlar?
  • ¿Qué valor o sentimiento positivo quiero que crezca en mí hoy?
  • ¿Cómo puedo estar más alineado con mi Dharma, aquello que me hace feliz y me siento realizado?
  • ¿Cuál es el balance entre lograr los deseos de mi alma y desapegarme del resultado?

3. Después cierra los ojos y siéntate a meditar.

Empieza por concentrarte de nuevo en tu respiración. En cada inhalación siente cómo te llenas de luz y ligereza. Siente que estás alineado contigo y tu Dharma.

Y en la exhalación deja ir cualquier apego al resultado. Deja ir tus objetivos y resultados y entrégalos a un poder más alto y sabio que el tuyo. Siente la confianza de que estás en el camino correcto.

4. Abre tu ojos

Abre los ojos y quédate con esa buena sensación por el resto de tu día. Siéntete inspirado y confiado de que todo tiene un orden perfecto.

Platícanos tus ideas de intenciones en los comentarios!

Y si te interesó profundizar más sobre el poder que tiene tu intención, te recomiendo leer el libro del Dr. Wayne Dyer.