fbpx

Vinyasa es un palabra en sánscrito que es comúnmente utilizada para referirse a una secuencia fluida de posturas en donde se conecta de manera armónica el movimiento con la respiración.
En Yoga, el hilo conductor de tu práctica, eso que hace que estés concentrado y atento en el momento presente es la respiración. El propósito es hacer contacto con tu respiración y sincronizar cada inhalación y cada exhalación con un movimiento. Por lo general las inhalaciones van acompañadas de movimientos que expanden o elevan tu cuerpo o alguna parte de tu cuerpo. Por el contrario, las exhalaciones van acompañadas de movimientos que contraen o mueven tu cuerpo hacia abajo.
Un vinyasa es también un conjunto de posturas de transición entre una postura y otra que permite neutralizar el cuerpo y prepararlo para la siguiente asana. Estas transiciones son muy populares en Ashtanga Yoga y Vinyasa Flow Yoga y pueden llegar a ser  prácticas muy movidas que requieren de cierta habilidad y condición física. La secuencia de Vinyasa más popular son los Saludos al Sol también conocidos como Surya Namaskar.
En Yoga Terapéutico también existen los Vinyasa solamente que esta transición la encontrarás de una manera más suave, más lenta y más cuidada, eso sí, sin perder contacto nunca con la sincronía de movimiento y respiración en cada inhalación y exhalación. La idea es ir construyendo tu práctica como un ritual, de menos a más y finalizar con un buen cierre.
Una vez que logras conectar tu respiración en un flujo continuo de movimiento con tu cuerpo, te permites fluir durante tu práctica de yoga de una manera más presente, tu mente se pone meditativa, muy hacia tu centro y simplemente fluyes. Esto es especialmente bello cuando puedes conectar y traspasar estas sensaciones a tu vida diaria respirando, conectando, contactando, fluyendo.
¿Ya has experimentado lo rico que es fluir en el tapete y en la vida?