fbpx

«  SERIE – TU CUERPO HABLA »

La intención se refiere a la capacidad que tienes para conectarte con una energía y motivación superior a ti. La intención es lo opuesto a la inconsciencia o andar por la vida “en automático”.
Empezar por las mañanas buscando una intención para tu día es una excelente manera de traer una mejor actitud y presencia plena en todo lo que haces. Hay un libro que les recomiendo que lean, “El poder de la Intención” de Wayne W Dyer. En este libro encontrarán una ruta para saber conectarse con la intención que es la energía que te permite sentirte alineando y en paz con la vida y en donde permites que se manifiesten tus deseos. Es importante decir que la energía de la intención siempre es expansiva, abundante, amorosa, receptiva y alineada con la belleza. Cualquier pensamiento que tengas que no esté alineado con estas características será una señal de que aún debes pulir tus pensamientos. ¿te recuerdas teniendo pensamientos o expresiones positivas hacia tu cuerpo y tu salud? Es importante tener diariamente una rutina para el cuerpo. Así como diariamente comes, te bañas y duermes, así mismo el cuerpo necesita diariamente algo que lo estimule, lo ejercite, lo provea de energía y lo relaje.
Sigue estos sencillos pasos por las mañanas, en cuanto despiertes y es importante que lo hagas antes de checar tu teléfono o de empezar a hacer cualquier otra actividad:
Al despertarte siéntate un par de minutos en tu cama
Cierra tus ojos y conecta con la sensación de tu cuerpo. Antes estaba en posición horizontal mientras dormías en la noche y ahora al despertar todo el cuerpo está en vertical. Intenta ubicar dónde sientes este cambio de gravedad en tu cuerpo. ¿Hay alguna molestia o entumecimiento? ¿Tu cuerpo se siente descansado? ¿Cómo está tu mente? Agradece que estás vivo y que tienes un nuevo día por delante.
Toma 3 respiraciones profundas y conscientes
Permanece sentado en tu cama y ahora respira profundamente. Siente cómo tus pulmones reciben el oxígeno y deja que tu tórax se expanda. Ahora inhala y deja salir la pereza de tu cuerpo. Puedes exhalar por tu boca si así lo pide tu cuerpo o incluso bostezar. Pon atención a las sensaciones de tu cuerpo y déjalo estirarse si te lo está pidiendo.
Pregúntate a tí mismo cuál es tu intención para el nuevo día
Una vez que te tomaste el tiempo de respirar y hacer una escaneo de tu cuerpo, la mejor manera de prepararte para el día es simplemente dar gracias por un nuevo día incluso si te sientes triste, cansado o desanimado. Intenta que el agradecimiento sea tu primer pensamiento matutino durante una semana y verás como algo va a cambiar en ti y tu actitud. Después pregúntate ¿cómo puedo hoy traer más conciencia a mi cuerpo? Puede ser dándole un jugo verde por la mañana, comiendo un desayuno nutritivo. También puede ser ir a tu clase de yoga, salir a caminar, ir al gym o meditar. También puedes pensar y agradecer por algo en tu cuerpo como por ejemplo agradecer que puedes caminar, que puedes ver.
Durante el día checa contigo mismo cómo vas
Toma pausas durante el día. Respira, haz tus inhalaciones y exhalaciones lo más largas que puedas, deja a un lado tus pendientes por al menos 30 segundos y recuerda cuál fue la intención del día que te propusiste por la mañana. ¿estás conectando con tu cuerpo de alguna manera? Detente y sigue haciendo una respiración consciente. ¿cómo está tu cuerpo en ese momento? ¿Hay alguna sensación en especial? Intenta escuchar si tu cuerpo te quiere decir algo a esa hora el día.
Como verás, estos son 4 sencillos consejos que te tomarán menos de 3 minutos y que te traerán a reconectar contigo durante el día. Te reto a seguir estas acciones por 2 semanas y registrar en un cuaderno o en tus notas del celular los cambios y experiencias que tengas durante este tiempo.