fbpx

Después del post de “cómo iniciar una práctica de yoga en casa” seguí pensando sobre los obstáculos que nos topamos en el camino cuando tenemos la meta de formar un hábito que sabemos que es lo mejor para nosotros sin duda alguna y sin embargo, no lo hacemos! Yo he detectado que esto pasa generalmente por varias razones:

  • Estás cansado.
  • Tienes mil cosas en la cabeza y bajar el avión para ponerte a hacer yoga inmediatamente está complicado.
  • No estás en el mood.
  • Sientes el estrés hasta el copete y por todo tu cuerpo.

De seguro ya te identificaste con algunos de estos estados ¿verdad? ¿Y quieres saber una manera sencilla de darle la vuelta? Aquí tengo la solución: SALTE A DAR UNA CAMINATA, y si puede ir al parque más cercano de tu colonia mucho mejor.
¿En dónde está la magia? Bueno aquí te va una lista de cosas de lo que pasa en tu mente y cuerpo cuando caminas:
Se oxigena tu sangre, tus órganos y tu cerebro. ¿Cómo lo experimentas? Simplemente te sientes más ligero, la mente comienza a relajarse y sientes que tu energía se mueve por todo tu cuerpo. Respiras mejor, tu estado de ánimo es más tranquilo y comienzas a concentrarte en el presente y en ti mismo.
Despeja tu mente. Cuando sales a caminar, estás cambiando de actividad y con esto rompes el ciclo del estrés de pasar de una actividad a otra, de un pendiente a otro. Lo que estás haciendo es crear espacio en tu mente, en tu día, en tu cuerpo y cuando hay espacio todo fluye!
Se generan hormonas de la felicidad. Dedicar un rato a pasarla bien genera endorfinas y otras hormonas de la felicidad y el placer. Si estás trabado y sólo puedes sentir estrés en tu cuerpo, sólo sal a caminar, no lo pienses. Esta es una manera rápida y sencilla para salir del estado de estrés y romper con el estado de estancamiento energético.
Liberas toxinas mediante el sudor. El cansancio y el estrés del día causan que sientas calor. Y es normal sobre todo cuando pasas 8 horas frente a una computadora o haciendo la misma actividad durante largos periodos de tiempo. El cuerpo necesita descansos para regularse a sí mismo. Una caminata es una excelente manera de refrescar el cuerpo y la mente. Cuando comienzas a sudar, literalmente estas liberándote de toxinas no sólo físicas sino mentales y emocionales.
Te das cuenta que hay un mundo más amplio que tus problemas. Cuando sólo estamos encerrados y pasamos simplemente de la casa a la oficina y el auto no estamos siendo conscientes de que hay un mundo muuucho más amplio que el mundo personal. Cuando sales a caminar puedes darte cuenta de esto fácilmente y puedes observar que hay cosas buenas allá afuera, o puedes darte cuenta de qué lindo se ve el atardeceder o incluso ser testigo de que no todas las personas son tan afortunadas como tú.
Estás contigo. Hay veces necesitamos simplemente aire, espacio, estar con nosotros mismos unos minutos. Para muchas personas es muy importante tener estos momentos de contacto consigo mismos en soledad, simplemente par ordenar sus ideas o para despejarse un poco de las rutinas o cansancio del día. Intentar salir a caminar solo, es una experiencia muy buena, te permitirá escucharte.
Recuerda que todo es energía y lo que queremos mover cuando estamos estresados, cansados o con mala actitud es precisamente movernos para que esa energía estancada o que no nos sirve ya mas pueda fluir y transformarse. Toma tan solo unos minutos hacer esta alquimia de energía.